e-Avatar

Video: e-Avatar Anova IT Consulting
Ver video e-Avatar 

El software e-Avatar es la propuesta de Anova en el campo de los asistentes virtuales para los entornos web y smartphones, destacándose sobre todo por su contenido e interfaz, compatibles con las tecnologías adaptativas, y por el uso de imagen real con sincronización de expresiones faciales y labios en función del discurso presentado.


Características Técnicas del e-Avatar

El e-Avatar se compone de dos módulos en cuanto a su arquitectura: la interfaz del usuario y el módulo servidor.

El módulo de interfaz del usuario que recoge las consultas y presenta las respuestas de una forma agradable y respetuosa con los estándares web. La interfaz de usuario básica hace uso avanzado de AJAX y HTML5. Incluye controles básicos para cambiar de idioma (actualmente español e inglés), volumen del audio y uso (opcional) del flujo de vídeo. Desde el lado del integrador dispone de opciones para intercalar contenidos "extra" en el flujo normal de trabajo: por ejemplo anuncios publicitarios o cortes de vídeo disparados por palabras clave. Se ofrece una interfaz opcional sólo texto para redes de mensajería (chat de Google) con el que se puede entablar conversación con el asistente sin usar un navegador web.

El módulo servidor procesa las consultas de usuario, coordina los tiempos del sistema y genera en tiempo real audio y vídeo.

Las consultas del usuario se interpretan dentro del subsistema de lenguaje natural. Este subsistema admite diferentes conectores de interpretación: actualmente está disponible un conector basado en técnicas de POS Tagging y un análisis semántico/sintáctico para el lenguaje español y un conector basado en reglas de reducción y predicados más simple y ligero para español e inglés.

El análisis realizado en el subsistema de lenguaje natural alimenta el subsistema de respuestas con objeto de generar los resultados que se le brindan al usuario. El subsistema de respuestas admite conectores de diversos tipos. Actualmente se ofrecen tres tipos:

Cada uno de los conectores tiene ventajas diferentes para los integradores. El conector de texto fijo es simple de desplegar y permite la personalización simple de todas las respuestas. Es una forma rápida de tener un asistente virtual que hable sobre un tema donde se pueda fijar el contenido en fase de análisis.

El conector de base de datos permite a los usuarios hacer consultas en lenguaje natural y con un aspecto más humano obteniendo datos y respuestas "en tiempo real": el conocimiento del asistente refleja el estado de la base de datos y responde inmediatamente ante cualquier cambio. Su punto débil es que la información debe ser relacional y estar debidamente clasificada y catalogada en una base de datos.

Como solución para asistentes cuyos contenidos no son relacionales en todo o en parte pero aún así se precisa que se actualicen con relativa frecuencia, está el conector web: el conector web explora su web en horas fijadas del día y genera índices sobre los que hacer consultas. Este tipo de conector también se puede usar si el integrador tiene ya implantado algún tipo de motor de indexado como Lucene.

La respuesta en lenguaje natural se pasa al subsistema multimedia. En este subsistema se realiza la síntesis de voz y se genera el vídeo del avatar utilizando una combinación de técnicas de procesamiento de imagen 2d y 3d, filtros y análisis fonéticos. El subsistema multimedia es configurable y el integrador puede optar por diferentes fondos para el asistente. Definir un fondo personalizado es una posibilidad que se ofrece pero que debe ser realizada por técnicos de Anova. Otros aspectos parametrizables del subsistema multimedia son el idioma de generación (actualmente inglés y español) y la inclusión de gestos y expresiones emotivas (diez actualmente)

El último subsistema del módulo servidor es el subsistema de registro de incidencias. Donde se registra las consultas que se han hecho, horas, consultas fallidas, incidencias, etc.

¿Qué ventajas obtendrá con la incorporación del e-Avatar?

El objetivo principal del uso de cualquier asistente virtual es causar impacto en el usuario de la web; fomentando el boca a boca (marketing viral) y el retorno de los visitantes. Para ello es necesario que el asistente sea llamativo o tenga algún punto distintivo. Anova apuesta por llamar la atención mediante el vídeo real (no un muñeco o modelo virtual) y la integración realista del movimiento de labios y expresiones: e-Avatar emula una sesión de videoconferencia con un operador humano.

¿Qué aplicaciones tiene e-Avatar?

Al margen del uso puramente viral o comercial, un uso común son las campañas informativas sobre un tema determinado. El formato del asistente y la interfaz por mensajería instantánea o chat lo hace atractivo para el público adolescente y pre-adolescente. El usuario puede agregar a e-Avatar como un amigo más en el chat y consultarle sobre temas como salud, sexo seguro, drogadicción, etc. En la misma línea los integradores de sectores como el turístico también pueden beneficiarse del e-Avatar: con locuciones realistas de puntos de interés (y lectura de labios posible).

El soporte 24h es otro campo habitual de aplicación. Aquí el asistente es una forma alternativa y más humana de acceder a la ayuda en línea y de registrar incidencias.

Actualmente Anova ha integrado su asistente virtual en plataformas de formación online donde el uso de asistentes virtuales es mucho menos común. La posibilidad de contar con un acompañante durante el recorrido por la plataforma hace que el alumno reciba el curso de forma más amena y le resulta más interesante que los cursos que se imparten en otras plataformas. El objeto es, pues, conseguir una mayor posibilidad de atracción de alumnos, o que los alumnos que ya están matriculados en algún curso se matriculen en otro que pueda resultarles de interés, a sugerencia del asistente.

e-Avatar: "Asistente Semántico Orientado a la formación e-learning"

Nº Expediente: INC10-0273
SUBPROGRAMA INNCORPORA
Programa Nacional de Contratación e incorporación de RRHH
MINISTERIO DE CIENCIA E INNOVACIÓN